Consejitos pa’ Facebook

27 Sep

A veces pienso que estoy en una posición privilegiada. Digo, no tan solo yo, sino todos los de mi generación (finales de la generación baby boomers, principios de la generación X). Hemos visto la evolución tecnológica en su momento de máxima aceleración (hasta ahora). Desde cuando se perforaba una tarjeta para escribir una línea de código de programación, hasta hoy que con sólo tocar una pantalla o deslizar un dedo sobre ésta ejecutamos no-sé-cuantas instrucciones en un app.

Algo que ha revolucionado todo son las redes sociales. Desde la manera en cómo nos comunicamos, cómo se promociona un producto (incluyendo candidatos presidenciales), hasta el inicio de cambios políticos y sociales que terminan tumbando gobiernos. En esta ocasión te hablaré un poquito de Facebook y daré algunos “consejitos” sobre el uso adecuado de esta red. Estos tips van dirigidos a algunos tipos de personas en específico; lo más seguro a ti no te apliquen porque usas Facebook correctamente. No te preocupes; no entraré en detalles muy técnicos. Todo es cuestión de un poco de sentido común.

  1. A quienes todo lo escriben en su status y tiran al medio al que sea: Todo lo que colocas en tu wall / timeline es público y lo ven, en el mejor de los casos, todos tus amigos. Cuando no tienes tus settings de privacidad configurados correctamente, todo el mundo puede ver lo que “posteas”. Es como si te pararas en la plaza de tu pueblo o en un pasillo de Plaza Las Américas a gritar lo que quieres decir. Lo que deseas decirle a una persona, escríbeselo directamente en un mensaje privado. No resuelvas tus peleas y discusiones con tus amigos, conocidos o con tu pareja en el muro de Facebook. Como dice el refrán, los trapitos sucios se lavan en casa.
  2. A quienes “taguean” a todo el mundo aún cuando no estés en la foto: El propósito de etiquetar una foto es avisar a tus amigos que colocaste una foto donde ellos aparecen. No es para obligarlos a ver una foto. Nuevamente, cuando la “tagueas” la haces pública. Si quieres que tus amigos vean una foto, compártela con ellos solamente.
  3. A quienes invitan a todo el mundo a jugar cuánto jueguito aparece: Como dice el dicho: “No es que moleste, sino lo seguidito.”. Si no he aceptado tus 3 invitaciones previas a jugar Poker with Zombies , ¿por qué piensas que voy a aceptar cuando me invites la 4ta vez? (lo de Poker with Zombies es un invento mío)
  4. A quienes instalan cualquier app sin verificar para qué sirve o cómo funciona: Cada vez que instalas un programita, accedes a compartir tu información personal con la compañía que lo creó. Digo, algunos programas son muy útiles y valen la pena. Pero muchos no. Lo importante es que leas un poco antes de dar clic en el botón de OK. No sea que termines instalando un app que notifique a todo el mundo cada vez que veas un video de alguna chica, como diría Lolo Bond, “de escasas ropas y abundantes carnes”. (y estos apps no son inventos míos, existen)
  5. A los que están practicando desde ahora a ser celebridades, colocando todos los detalles de su vida: ¿Tengo que explicar esto? ¿Como diría? Pues, hay algunos que están preparándose para  cuando tengan una legión de paparazzis y periodistas averiguando y divulgando todos los detalles de su vida. Incluso añaden casi todos los días fotos nuevas a su portfolio posando de su mejor lado. Sólo me viene a la mente  aquellos anuncios de bebidas alcohólicas que decían: “la clave está en la moderación”.

Por último, ya han surgido casos en Estados Unidos dónde potenciales empleadores solicitan que los candidatos a empleo provean acceso a sus cuentas de Facebook. Así las compañías verifican la reputación, los antecedentes, “la vida virtual” que los candidatos han creado en las redes sociales. Independientemente si esto es legal o aceptable, el asunto es que lo que cada persona coloca en las redes sociales permanece y se almacena. Los de mi generación sabemos que gran parte de nuestras vidas  ocurrió antes de las computadoras, el Internet y las redes sociales. Nuestras “travesuras” pasadas quedaron grabadas en la memoria volátil de los que fueron testigos de nuestros actos. Pero para las generaciones más recientes, todo está documentado, almacenado en servidores debidamente protegidos y resguardado, para la posteridad.

Más adelante continuaré con más consejitos. Me imagino que muchas de estas orejitas no te fueron de utilidad porque no eres ninguno de los casos que mencioné.  Tal vez para la próxima los consejos sean más acertados.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: